Sonrisas urbanas

Me llaman por teléfono para indicarme el sitio de encuentro. Sigo caminando y le pregunto a un hombre dónde está esa calle. Todo recto. Camino por la calle, pensando en mis cosas, mirando a los edificios y a la gente. En sentido contrario vienen dos personas: un chico y una mujer mayor. No están muy lejos ya, el chico me parece atractivo. Están más cerca. Le miro. Me suena su cara. Le sonrío y me devuelve la sonrisa mientras nos cruzamos. Me giro a mirarle. Se gira. Me sonríe. Mmm.. joder. Se aleja. Se gira una vez más, le sonrío, sonríe y sigue caminando. Sigo mi camino, todo recto, en estado de shock. Ya sé de qué me suena…

Este chico se llama Manu Fullola, es actor.. que yo recuerde le he visto en “el Comisario” y en una película española de “miedo” llamada “la Monja“, pero según IMDB ha hecho muchas más cosas.

¿Por qué piensa que es usted una planta?

Philip K. Dick, “Flautistas en el bosque” (1953). Fragmentos.

– Bien, cabo Westerburg – preguntó suavemente el doctor Henry Harris -, ¿por qué piensa que es usted una planta?(…)

El cabo le miró con timidez. Se aclaró la garganta.

– No es que lo piense, señor, es que soy una planta. Hace días que soy una planta.

– Comprendo.  – El doctor movió la cabeza -. ¿Quiere decir que no ha sido siempre una planta?

– No, señor. Me convertí en una planta hace poco.

– ¿Y qué era antes de convertirse en una planta?

– En fin, señor, lo mismo que los demás.

(…)

– Cabo, debe comprender que muy pocos hombres se convierten en plantas, especialmente en un lapso de tiempo tan breve. He de admitir que es usted la primera persona que me comunica algo semejante.

– Sí, señor, es algo muy raro.

– Comprenderá los motivos de mi interés. Cuando dice que es una planta, ¿significa que carece de movilidad? ¿O que es un vegetal y no un animal? ¿O qué?

(…)

No puedo decirle nada más- murmuró -. Lo lamento.

– Bien, ¿le importaría decirme cómo se convirtió en una planta?

(…)

– Ni siquiera puedo decirle eso, señor.

– ¿Que no puede? ¿Por qué?

– Porque… porque prometí no hacerlo.

(…)

– Cabo, dígame únicamente quién se lo hizo prometer.

– No puedo decírselo, señor. Lo siento.

(…)

– Cabo, ¿puedo hacerle una pregunta? ¿Se propone hacer esto el resto de sus días? ¿Pretende seguir sentado al sol sobre una roca?

Westerburg asintió.

– ¿Y su trabajo? Fue a la escuela durante años para ser patrullero. Tenía verdaderas ganas de ingresar en la patrulla. Obtuvo excelentes calificaciones, una posición de primera clase. ¿No le apena abandonar todo eso? Le resultaría muy difícil volver. ¿No se da cuenta?

– Sí .

– ¿De veras va a tirarlo todo por la  borda?

– Exacto.

Harris permaneció en silencio un rato. Por fin, arrojó el cigarrillo y se volvió hacia el joven.

– De acuerdo, supongamos que deja su trabajo y se sienta al sol. ¿Qué pasará después? Alguien ocupará su lugar ¿verdad? Alguien tiene que hacer su trabajo. Si usted no lo hace, lo hará otro.

– Supongo que sí.

– Westerburg, imagínese que todo el mundo se comportara como usted. Imagine que todo el mundo quisiera estar sentado al sol todos los días. ¿Qué ocurriría? Nadie se ocuparía de controlar las naves que llegan desde el espacio exterior. Bacterias y cristales tóxicos penetrarían en el sistema, provocando la muerte en masa y tremendos sufrimientos. ¿Le parece bien?

– Si todo el mundo se comportara como yo, nadie iría al espacio

– Pero es necesario. Hay que comerciar, hay que conseguir minerales, productos y plantas nuevas.

– ¿Por qué?

– Para que la sociedad prosiga su curso

– ¿Por qué?

– Bien… – Harris hizo un ademán vago -. La gente no podría vivir sin una sociedad.

Westerburg no respondió. Harris le miró fijamente, pero el joven no no dijo nada.

– ¿No es así? – preguntó Harris.

– Quizás. Es un asunto complicado, doctor. Como ya sabe, me esforcé durante muchos años para pasar el entrenamiento. Tenía que trabajar para estudiar: fregaba platos, hacía de pinche de cocina y por las noches estudiaba, aprendía, me quemaba las pestañas, un día tras otro. ¿Sabe lo que pienso ahora?

– No.

– Ojalá me hubiera convertido antes en una planta.

Arte Sexonírico

He encontrado unas ilustraciones y un par de anuncios que hizo la compañía de publicidad francesa TBWA\PARIS para una campaña de prevención del SIDA llamada “Explore, Just Protect Yourself” (Explora, simplemente protégete) que ganó una medalla de bronce en Cannes. Hay versión masculina y femenina heterosexuales.

Por fin entendí aquello del bosque de pollas…

/click en las imágenes para ampliar/

Creatures of the night

Acabo de ver algo que me ha dejado con una sonrisa en los labios.

RHPS-Lips


Como algunxs de lxs que me conocéis sabéis, últimamente me ha dado por ver series y ya me he visto unas cuantas: South Park, Me Llamo Earl, Padre de Familia, Aquellos Maravillosos 70, Malviviendo, Futurama, The IT Crowd, … y muchas que están en proceso… Bien, una de esas series que están en proceso es Caso Abierto (Cold Case), una serie de maderos. Cada capítulo cuenta la investigación de un caso de homicidio que quedó archivado en su momento por falta de pruebas o de culpables. Este caso se reabre y los policías tienen que reconstruir lo sucedido hace, quizás, 80 años. Para ello, se valen sobre todo de dos herramientas: los flashbacks (de manera que “puedes ver” al personaje en el “pasado” y en la “actualidad”  y la música, que durante todo el capítulo se ajusta a la época en la que sucedió el crimen.

Y como algunxs de lxs que me conocéis sabéis, soy una friki y me gusta “The Rocky Horror Picture Show“, me parece una película brutal, que habré visto más de 30 veces (sin exagerar) entre visionados íntimos, en compañía (de varias personas, – una vez que supe de su existencia me creí en la misión de extender la palabra de Frankenfurter.) , y pases de cine en el Casablanca de Gràcia y otros lugares (pagando y gratis).

Para los que no conozcáis el espectáculo Rocky Horror deciros que creo que no se puede explicar el argumento de la película (1975)  sin que parezca una mierda, pero merece la pena verla aunque sea por Susan Sarandon jovencita en ropa interior, Tim Curry travestido (Frankenfurter) y  Patricia Quinn (Magenta) que tiene un morbazo tremendo. Resumiendo un poco bruscamente: Una especie de parodia de muchas películas de ciencia ficción en la que a una parejita de tontos se le avería el coche y van a un castillo a pedir ayuda y …. cantan y follan (En serio, no sé contar la película sin que quede aburrido, no sé…)

Bueno pues, mi mama, que siempre está atenta a estas tonterías y me las cuenta, el otro día vio un capítulo de Cold Case en laSexta en el que rendían homenaje a esa Gran Película. Ya había visto un homenaje en Aquellos Maravillosos 70, pero no fue nada comparado con lo que han hecho en Caso Abierto.

CREATURES OF THE NIGHT

No sólo han utilizado la banda sonora de The Rocky Horror Picture Show para ambientar la serie (el asesinato fue en 1977), si no que han incluido escenas de pases con cast, uno de los personajes (un  preso por homicidio en serie ultracristiano) está interpretado por  Barry Bostwick (Brad Majors) , y los actores que hacían la parte de los flashbacks actuaban con “tanta espontaneidad” y cursilería como Brad y Janet (actuaciones de Óscar, sin duda). Sin olvidar, ese final del capítulo en que mientras suena “Over at the Frankenstein place”  hacen un guiño más que evidente a RHPS. Además, alguno de los “policías” conocía la película y han hecho clara propaganda de ella: no es una película, es un espectáculo.

Pero mola.

Porque aunque yo no sepa contarlo bien, es un buen homenaje/campaña de márketing de una serie decente a una película brutal.. y eso pues…mola.

Flashbacks

Barry

señorajanetseñora

Érase una vez el cuerpo humano…

por Neal Stephenson. (Criptonomicón I [El código Enigma])

Me encanta este tipo.

La sala contiene unas docenas de cuerpos vivos, cada uno de ellos un gran saco de intestinos y fluidos tan comprimidos que saltarían unos metros si los rajasen. Cada uno de ellos está construido alrededor de una armadura de 206 huesos conectados entre sí por uniones con tendencia a fallar, dadas a crujidos, chirridos y taponazos desagradables cuando ya no se encuentran en sus mejores condiciones. La estructura está rodeada de filetes que laten, inflados con sacos de aire apretados, y atravesados por un alcantarillado gordiano lleno de ácido burbujeante y gas comprimido y rebosando de enzimas y disolventes asquerosos producidos por muchas pepitas oscuras de carne programada genéticamente enhebradas a toda su longitud. Por todo ese dédalo descuidado se obliga a pasar, por medio de convulsiones en serie, a masas de comida en disolución, para que se transforme en gas, líquido y materia sólida que debe evacuarse periódicamente al exterior para evitar que su dueño muera por intoxicación. Cámaras esféricas llenas de gelatina giran en cuencas engrasadas con mucosidades. Falanges infinitas de cilios rechazan partículas invasoras, envolviéndolas en una sustancia viscosa para su posterior eliminación. En cada cuerpo, un músculo central se debate en un eterno torrente circular de salsa presurizada. Y sin embargo, a pesar de todo esto, ninguno de los cuerpos produce ni el más mínimo sonido durante el discurso del sultán.

RELATED POST: La Bicicleta del Dr. Turing (Criptonomicón)

cuerpo-humano

La bicicleta del Dr. Turing (Criptonomicón)

Fascinante.

Extraído de la novela “Criptonomicón” de Neal Stephenson (primer tomo: El código enigma)

En cualquier caso, Hitler debe sentirse muy seguro, porque está de viaje, preparando unas vacaciones de trabajo en su retiro de los Alpes. Eso no le impidió adueñarse de lo que quedaba de Francia; aparentemente, algo relacionado con la Operación Antorcha consiguió molestarlo de verdad, así que ocupó la Francia de Vichy por completo, y luego envió un centenar de miles de hombres, y su increíble correspondiente cantidad de suministros, a través del Mediterráneo hasta Túnez. Waterhouse supone que hoy en día debe ser posible ir desde Sicilia hasta Túnez saltando desde la cubierta de un barco alemán a la siguiente.

Claro está, si eso fuese cierto, el trabajo de Waterhouse sería mucho más simple. Los aliados podrían hundir todos los barcos que quisiesen sin levantar las sospechas de ningún teutón rubio en el frente de la guerra de la teoría de información. Pero el hecho es que los convoyes son pocos y están muy separados. Exactamente cuán pocos y con qué separación son parámetros que se introducen en las ecuaciones que él y Alan Mathison Turing escriben en la pizarra durante toda la noche.

Después de dedicarse a eso durante ocho o doce horas, cuando por fin el sol ha vuelto a salir, no hay nada como un vigoroso paseo en bicicleta por el campo de Buckinghamshire.(….)

– Perdóname. – Alan frena de pronto y baja de la bicicleta. Levanta la rueda trasera del pavimento, la hace girar con la mano libre, luego se agacha y tira de la cadena. Contempla el mecanismo con toda atención, interrumpida por algunos estornudos.

bici

La cadena de la bicicleta de Turing tiene un eslabón débil. La rueda trasera tiene un radio doblado. Cuando el eslabón y el radio entren en contacto, la cadena se romperá y caerá sobre la carretera. No sucede a cada vuelta; en caso contrario la bicicleta sería completamente inútil. Sólo sucede cuando el eslabón y la rueda se encuentran en cierta posición relativa.

Basándose en suposiciones razonables respecto a la velocidad que el doctor Turing puede mantener, un ciclista enérgico (digamos 25km/h) y el radio de la rueda trasera de la bicicleta (un tercio de metro), si el eslabón débil golpease contra el radio doblado a cada vuelta, la cadena se caería cada tercio de segundo.

De hecho, la cadena no cae a menos que el radio doblado y el eslabón débil coincidan. Ahora, supongamos que describimos la posición de la rueda trasera usando la Θ habitual. Por simplificar, digamos que cuando la rueda empieza en la posición donde el radio doblado es capaz de golpear el eslabón débil (aunque sólo si el eslabón débil está ahí para ser golpeado) entonces Θ=0. Si usas grados como unidades, durante una revolución completa de la rueda Θ llegará hasta los 359 grados antes de volver a 0, en cuyo punto el radio doblado volverá a estar en posición de golpear la cadena. Y ahora supongamos que describes la posición de la cadena con la variable C de la siguiente forma muy  simple: asignas un número a cada eslabón de la cadena. El eslabón débil tiene el número 0, el siguiente el 1, y a continuación, hasta l -1 donde l es el número total de eslabones de la cadena. Una vez más, para simplificar, digamos que cuando la cadena se encuentra en la posición donde el eslabón débil es capaz de golpear el radio doblado (aunque sólo si el radio doblado está ahí para ser golpeado) entonces C=0.

Entonces, para intentar descubrir cuándo caerá la cadena de la bicicleta del doctor Turing, todo lo que precisamos saber sobre la bicicleta está contenido en los valores de Θ y C. Ese par de números define el estado de la bicicleta. La bicicleta tiene muchos estados posibles y puede haber muchos valores diferentes de (Θ, C) pero sólo uno de esos estados, el (0, 0), es el que hará que la bicicleta caiga.

Supongamos que empezamos en ese estado, es decir, con (Θ=0, C=0), pero la cadena no ha caído porque el doctor Turing (conociendo muy bien el estado de su bicicleta en un momento dado)  se ha detenido en medio de la carretera (casi provocando una colisión con su amigo y colega Lawrence Pritchard Waterhouse, porque la máscara antigas le bloquea la visión periférica). El doctor Turing ha tirado de la cadena hacia un lado mientras la adelanta ligeramente, evitando así que golpee el radio doblado. Ahora vuelve a subirse a la bicicleta y sigue pedaleando. La circunferencia de la rueda trasera es de unos dos metros, así que cuando se ha trasladado unos dos metros sobre la carretera, la rueda ha dado una vuelta completa y ha alcanzado de nuevo la posición Θ=0, siendo ésa la posición, recuerden, en que el radio doblado está en posición para golpear el eslabón débil.

¿Qué hay de la cadena? Sigue leyendo

¡Pues yo también lo publico!

Pues yo también lo publico!

Porque me da la gana, porque tienen su gracia, son raros,  porque los he corregido y porque me da pereza escribir y estoy hasta los mismísimos de ver al señor MA. Barracus cada vez que abro PalabradeLagartija.

(Me he tomado la libertad de corregir la ortografía de algunas partes que, o bien no me pasaron para que corrigiera, o se me escaparon corregir…)

“Los cuentos de Billy”

Los últimos salvajes (Título fácil, pero se lo he puesto yo ahora mismo para diferenciarlo de la otra historia, ¿qué esperabas?)

¿Qué estás haciendo leyendo esta basura? Si no es la tele, es un periódico o el ordenata, o un libro de mierda que te hace sentir mas culto. Todas informaciones inútiles que no te ayudan de nada en tu vida, sí, la vida de la que huyes porque es demasiado estúpida y que podrías encender de pasiones si quisieras. Déjate de chorradas, arranca las hojas que estas leyendo y límpiate el culo, que yo pensaré en otro engaño para buscarme la vida.

«¿Habrá que decir a usted, usted que ha adivinado más de lo que hayan adivinado los demás, que en este libro atroz (Les fleurs du mal) he puesto todo mi corazón, toda mi ternura, toda mi religión (disfrazada), todo mi odio, toda mi desgracia? Es verdad que escribiré al revés; juraré por los dioses que es un libro de arte pura, un prodigio, un numero de magia, y mentiré como un charlatán>>.

Podríamos hacer una comparación con la gente de los árboles. Los altos edificios representan el mal. Sigue leyendo