Por Cajones

Hace tiempo, en una fiesta, se nos acercó un chico y estuvo un rato hablando con nosotros, cantando y bebiendo y nos dijo que estaba en un grupo llamado “Con dos cajones”. Creo recordar que me dio su “feisbuk” y mantuvimos una breve conversación por ahí días después, cuando recordé que ya me habían hablado del grupo y que un conocido es uno de los guitarristas.

Así que me quedé con curiosidad y por casualidad, un día, vi que hacían un concierto en el bar “Inercia Vice” y que habían cambiado de nombre, pasando a ser “Por Cajones“. Convencí a un amigo para ir y estuvimos allí solo la primera parte por problemas de salud de mi acompañante, pero lo que vi me gustó mucho. Eran buenos. Tocaban mejor que muchos otros grupos a los que había ido a ver y tenían carisma. Me quedó pendiente volver a ir a verlos, pero dejaron de hacer conciertos en ese bar y al final se me pasó.

Hasta que, hará un mes, estaba aburrida aquí en casa, sin saber qué hacer, queriendo salir de fiesta, mirando las agendas de eventos que suelo mirar sin encontrar absolutamente nada y me encontré en el Facebook de Por Cajones con que había un concierto suyo en el Patio Cordobés del Poble Espanyol. Imprimí flyers para todo el mundo y fuimos a verles. Tremendísimo. Repitieron varias veces las mismas canciones, pero no importaba, ya nos las empezábamos a saber y nos gustaban.

Además, los del grupo se nos acercaron más de una vez, en los descansos, para darnos las gracias por haber ido a verles, cosa que no tenía ningún sentido porque, a mi parecer, las gracias se las teníamos que dar nosotrxs por la estupenda noche que nos dieron (y más de una se quedó con las ganas de darles las gracias “personalmente”). Hablando con el cantante, nos dijo que estábamos invitados al concierto que daban el día 30 de junio en la sala Apolo 2, ¿y cómo no íbamos a ir?

La actuación en el Apolo 2 fue buena, aunque no tanto como en el Patio Cordobés, pero eso son cosas de una, que no le gustan las aglomeraciones y aquello estaba a punto de reventar de la cantidad de gente que había. No cabía ni un alfiler (esto es una metáfora, un alfiler siempre cabe, otra cosa es que te pinche). Tuvieron invitados sorpresa, así que pudimos ver a los chicos de Por Cajones cantando con Sito Barbero de “Jaleo Real“, con Dani Txarnego de “La familia rústica” (a estos no los conocía) y con Peret Reyes del dúo “Chipén” y estuvo muy muy bien.

Os dejo con algunos vídeos que se han subido a internet de sus actuaciones.

QUÉ MALA SUERTE LA MÍA

VOLAO

y aquí os dejo unos cuantos links a más vídeos, que no quiero saturar esto:

Por Cajones – Políticamente in (Apolo 2)

Por Cajones a l’Apolo 2 (1/4)

Por Cajones a l’Apolo 2 (2/4)

Por Cajones a l’Apolo 2 (3/4)

Por Cajones a l’Apolo 2 (4/4)

Y otras actuaciones que han hecho:

“Vivo de Luna” en el programa de Toni Rovira

“Riguillo Internacionalista” en les Festes Populars a Esplugues

Concert “Con 2 cajones” (Se oye un poco mal)

No sé cuando será el próximo concierto de este pedazo de grupo, pero tenéis que ir… ¡Por Cajones! (sí, sí, lo sé, muy original la bromita.. )

SEMIRELATED POST: Puto Periodo (Spam by the face)

Anuncios

[Sectas] Asociación Reto a la Esperanza

Hace un tiempo, cuando este blog aún estaba alojado en Blogia, escribí una entrada entre lágrimas, pues acababa de despedirme de una buena amiga que al parecer ingresaba semivoluntariamente en un centro psiquiátrico en Valladolid. Sin embargo, al poco tiempo de escribir el artículo, me enteré de que no estaba en un centro psiquiátrico, si no en un centro de desintoxicación religioso.

Como ya expliqué, Moon tenía sus “cosas”, pensamientos extraños y bizarros motivados por vete-a-saber-tú qué extraños procesos mentales. Un día explotó y decidió irse a un supuesto centro de desintoxicación, porque se lo recomendaron (a pesar de que ella no tenía ningún tipo de adicción).

¡Bienvenidxs a Reto a la Esperanza!

BIEN, PRIMERO QUIERO DEJAR CLARO QUE YO NO HE VIVIDO LA REALIDAD DE ESTE LUGAR Y ME LIMITO A PLASMAR LAS EXPERIENCIAS QUE HE IDO RECOGIENDO A PARTIR DEL INGRESO DE MOON, ASÍ QUE SI VUESTROS COMENTARIOS VAN DIRIGIDOS CON LA INTENCIÓN DE RECRIMINARME ESO, NO HACE FALTA..*

Una vez supe que se la llevaban a un sitio que se llamaba “Reto a la Esperanza” en Valladolid, me puse en contacto con una amiga de allí por saber si lo conocía – ya que ella se movía en el ambiente socio-sanitario. Efectivamente, había oído hablar, y les ha visto pasar con el camión recoge-muebles por delante de su casa. Lo que me dijo fue que explotaban a los internos haciéndoles recoger y reparar muebles y cosas de segunda mano y que conocía a un señor que estudiaba con ella, que conocía a gente que había pasado por ahí e intentaría ponerse en contacto y preguntarle.

En internet, a parte de la propia página web de la asociación, y de referencias del tipo páginas amarillas, no encontré ningún testimonio de nadie que hubiera estado dentro y contara su experiencia. Entré en su página web: asociacionreto.org , que empieza con una introducción fotográfico-músico-mística, que pretende inspirar tranquilidad y paz espiritual (y que a mí me da escalofríos) y contiene una especie de declaración de principios en la que dejan clara la intención evangélica del asunto y explican cómo se supone que funciona el proceso de ingreso en el centro y el proceso de rehabilitación.. y como llevo tiempo inquieta con el tema de las sectas y, no sé por qué, soy sensible al tema, ciertas cosas no me gustaron un pelo. Así que busqué “secta” y “reto a la esperanza” y lo que encontré fue un libro de un tal “Carlos Longarela”, titulado “Las sectas destructivas y demoníacas en España” (1998-2000) en el que dedica un apartado a esta asociación, afirmando que:

“Escindido de Remar. Tanto en Reto como en Remar basan la rehabilitación en el seguimiento de la Biblia, la obligatoriedad de actividades de culto y en un concienzudo trabajo, primero en talleres de formación de oficios y posteriormente, desempeñando las labores que ofertan en el mercado.

Los toxicómanos reconvertidos en personal productivo en ningún momento reciben salario ni cuentan con seguridad social, con lo que son explotados económicamente.

La gran mayoría de los miembros no pueden elegir desvincularse del centro al no disponer de apoyo y recursos en el exterior. Lo que se ha disfrazado de obra social (recuperación y reciclaje de objetos usados para ayudar a la rehabilitación de toxicómanos) es en realidad un lucrativo negocio en expansión para los dirigentes.

Debido al desconocimiento de la magnitud de estas dos sectas, desde las instituciones se colabora de diferentes maneras: se gestiona la derivación de toxicómanos a estos centros; se propicia el cumplimiento de la condena de toxicómanos en ellos; se mantienen convenios laborales; se posibilita la realización de la Prestación Social Sustitutoria en los centros.

Según Andoni Pangua, portavoz de Askagintza (asociación dedicada a la prevención de drogodependientes en Euskadi): “Reto es una secta que capta a toxicómanos y a sus familiares, y tras sacarles de la droga los explotan en diferentes trabajos. Carecen de médicos, psicólogos y personal especializado para atender a los adictos”.

Avisé a Moon (y por ende a la Asociación Reto a la Esperanza, puesto que interceptan el correo entrante y saliente) de que iba a Valladolid. Fui  y allí hablé con el compañero de clase de mi amiga, era un hombre de unos cincuenta años, que aunque se había rehabilitado en “Proyecto Hombre” conocía a gente que había pasado por “Reto a la Esperanza”.

Él me contó que a parte de trabajar para ellos de manera gratuita, sin estar asegurados (para cubrir gastos, obviamente, el “tratamiento” es gratis), obligan a los internos a asistir a celebraciones y actos religiosos – no al principio, pero sí con el tiempo (fijan el periodo mínimo de los “tratamientos” en unos 6 meses) – ,  intentan convencerles de que no sólo tienen que vencer a las drogas, si no de que están poseídos, tienen el demonio dentro y ellos tienen que sacárselo,  y son escoltados de manera permanente durante los primeros meses por una persona de la secta, a la que llamó “sombra” (qué sutil). Además, en caso de decidir marcharse del centro, mucha gente recibe presiones psicológicas y ataques a su integridad, llegando a decirte que eres un deshecho humano, escoria, que no tienes a nadie porque eres una mierda y sólo puedes contar con ellos.

Todo esto se entiende una vez llegas a una de sus sedes en Valladolid, dónde tienen las oficinas. Se encuentra en una carretera que une la capital con Santovenia de Pisuerga, entre fábricas, algún que otro taller, y muchos coches. Las instalaciones eran brutales: metros y metros y metros cuadrados presididos por un gran cartel de carretera en el que se puede leer un salmo que por más que me esfuerzo no consigo recordar, pero que daba miedito. Por un lado, un descampado con una especie de desguace de coches y venta de automóviles de segunda mano, por otro lado, unas escaleras que daban a un edificio de oficinas un tanto victorianas y otro espacio en el que si no recuerdo mal había coches aparcados y que permitía el acceso al taller de tapicería y a las diversas tiendas (antigüedades, ropa de segunda mano, rastro, …) que tienen. Entré en una de las tiendas buscando a Moon, pero en su lugar había una mujer trabajando, con cara de amargada y escuchando música pop religiosa (consiste en cambiar los “baby” de las canciones normales por “Jesús”, [Cartman dixit]).

Seguí dando vueltas entre las instalaciones pero no encontré a mi amiga, así que me dirigí a las oficinas y le indiqué a una de las recepcionistas que estaba pasando unos días en Valladolid y sabía que Moon andaba por allí y quería visitarla. Se pusieron tensas y llamaron a la que dijeron era la “Responsable” de ella, una señora de unos treinta y largos, vestida de sport y de estatura media, que me puso al corriente del estado de Moon, y me dijo que se había querido ir pero la habían hecho recapacitar (textualmente), me indico cuántos inconvenientes había en que yo viera a mi amiga y que finalmente y para cerrar el caso, me dijo que no estaba, que la habían llevado a la capital.

Sin embargo tuvo tiempo para sugerirme mi propio ingreso en el centro, que tienen plazas libres y ellos pueden ayudarme, pero sobre todo me ayudaría Jesucristo.

Salí de allí caminando despacio, intentando retener toda la información subliminal que la señora me había dado, vigilando esquinas por si había alguien esperándome (mal rollo) pero se me había disparado el modo paranoia (aunque nunca está de más mantenerse alerta cuando estás en las intalaciones de una secta) y no me esperaba nadie, sin embargo sí me vigilaban desde las oficinas. Cogí la bici y me esperé una hora en las puertas del edificio de al lado, suponiendo que si era cierto que mi amiga estaba en la capital, la vería entrar en un coche o volver al centro. Pero no volvió, me cansé de esperar y allí acabó la búsqueda (no era la intención, pero finalmente fue así).

Un mes o dos más tarde, mi amiga quiso irse del centro pero le pusieron problemas y al parecer tuvo que intervenir la policía para que la dejaran salir, no sin antes recordarle que volvía con la escoria (no puedo dar muchos detalles por cuestiones de privacidad)

Efectivamente, lo único que hacían allí era trabajar y no había médicos, el tratamiento consistía en hablar de dios y su puta madre y en repetir eslóganes religiosos.

Es fascinante la manera en que una supuesta Asociación de ayuda a drogodependientes se convierte en un lucrativo negocio basado en la explotación de gente con problemáticas, aunque quizás no diste tanto de las empresas de reinserción, que dicho sea de paso, son una gran mierda también. La imagen de las instalaciones, de la cantidad de coches, ropa y objetos que allí vendían, el saber que tienen varias casas por todo el estado, hace comprender cuál es el interés en mantener allí a los drogodependientes: mano de obra gratuita, agradecida, sometida y permanentemente vigilada. Beneficios asegurados.

No quisiera acabar el artículo sin añadir algo más.

Empecé a escribir esto aún en Blogia, y como estaba en construcción, estaba guardado en borradores. De alguna manera, por un error de Blogia (otro de tantos) al buscar en google “Asociación Reto a la Esperanza” y “secta” sale ese artículo en construcción (si es que llega a cargar), que no debería salir, porque no está publicado.

Pero hubo gente que llegó al artículo y me enviaron comentarios al respecto y para ser justa, creo que debo publicarlos:

 

Fecha: 2009.05.06 19:58:05

Autor: Candido

Comentario: Yo estuve ingresado en reto burgos y es cierto lo que dice este articulo.cuando pude marcharme se quedaron con mi telefono movil ,mi ropa y mis efectos personales,los pedi y se negaron a devolbermelos.no hay dia que no recuerde lo mal que lo pase no se lo recomiendo a nadie.

Fecha: 2009.07.08 23:24:49

Autor: antonio

Comentario: Hola no se muy bien quien es el autor de este articulotendencioso y mal intencionado , a traves de el puedo obserbar varios puntos el primero es que por suerte el autor no ha tenido problema con las drogas , lo segundo es que el autor nunca ha ni tan siquiera vivitado estos centros de rehabiltacion reconocidos de utilidad publica , ¿cuanto vale a la sociedad un toxicomano? preguntale a los familiares de un toxicomano cuanto pagarian por ver  a su hijo curado y no drogado , trabajando y no robando libre y no preso , sabes autor de este articulo eso no tiene precio , lo que esta claro es que cualquiera hace un blog y escribe lo que quiere , pero si quieres ser serio se imparcial, un saludo.

Fecha: 2009.08.25 22:12:41

Autor: Nieves

Comentario: Mira una cosa.Para hablar de algo hay que haberlo experimentado primero.Esas acusaciones que haces no tienen ningun fundamento.Mas bien parecen fruto de un corazon amargado y deprimido.

Yo si te puedo hablar del centro Reto a la Esperanza, porque estuve en el.Fue lo mejor que me ha podido pasar, porque gracias a ellos conoci al que me saco de las drogas y me ha dado una vida nueva llena de esperanza, alli conoci a Jesucristo.Hoy vivo en mi casa, tengo nueva vida sin drogas.De no ser por centro Reto, hoy estaria muerta.

Ademas alli no me explotaron nunca, sino que me enseñaron a trabajar de nuevo, para quer cuando saliera a la calle de nuevo , supiera valerme,ya que las drogas te dejan totalmente separado de la sociedad.

No se si hablas asi porque estas fracasado.Pero dejame decirte que si es por eso,de verdad que en centro Reto tienes las puertas abiertas.Alli te enseñaran a vivir de nuevo, a amarte y a amar a los demas.Y lo mejor de todo podras conocer a Jesus y lo que  mucho que te ama.

Yo doy gracias a Dios por haber creado centros como Reto a la Esperanza para ayudar a personas con problemas de drogas y alcohol, donde ademas se puede conocer el amor de Dios.

Ademas conozco mas testimonios  de chicas que han salido de Reto y estan viviendo una vida nueva y feliz y con las que mantengo contacto.

Reto a la esperanza es una gran obra, es una obra de DIOS.

Al principio ,cuando yo ingrese tambien pense que era una secta, pero nada mas lejos de la realidad. Reto es un centro de vida, es un centro de Esperanza,una salida verdadera a las drogas.

Y de eso puedo hablar yo, porque yo lo he vivido.

Espero que tu encuentres tambien el camino de la verdadera felicidad.Te animo a que lo busques en Dios.

Dios te ama ,ánimo acercate a El y tendras esperanza.

Ahí queda eso…

RELATED POST: Goodbye, Moon…

[PdL]Por si te interesa…(II)

tiwanaku

Bien, tras unos días de intenso trabajo totalmente improductivo, he colgado el trabajo completo de Tiwanaku a modo de “web” de manera que no es necesario descargárselo para verlo, podéis acceder directamente desde aquí.

Dos motivos me han llevado a hacerlo:

1. Tengo mucho tiempo libre, y así me entretenía.

2. He comprobado en las estadísticas del blog, que bastante gente entra aquí buscando información sobre Tiwanaku, y como soy así de maja, he pensado que así facilitaba las cosas.

Aquí tenéis el índice:

Y la introducción:

Tiwanaku es, en la actualidad, un conjunto de ruinas que, en poco o nada se parecen a lo que fueron en su época de esplendor, situadas en las proximidades del lago Titicaca.

Los conocimientos acerca de esta gran civilización, muy avanzada científica y culturalmente, son escasos y es difícil encontrar uniformidad entre las diferentes opiniones que existen. Además, debido a la ambigüedad de las pruebas obtenidas y de los restos arqueológicos, se hace imposible determinar aspectos muy importantes sobre esta cultura.

El hecho de que no existan documentos escritos que atestigüen el pasado remoto de los actuales aimaras, tampoco ayuda a establecer cuándo y cómo se desarrollo la sociedad tiwanacota.

Existen muchas teorías sobre Tiwanaku: sobre su origen, desarrollo y desaparición. Y pocas de ellas coinciden en algún punto. Es curioso pensar que siendo una gran civilización, un gran imperio, no sepamos nada concreto de ella… y, sin embargo, sabemos que lo fue.

Tiwanaku fue grande y poderoso, fue un imperio, centro científico, cultural, religioso y económico de una gran región… y, no obstante, no podemos argumentar estas afirmaciones con pruebas científicas debido a la imprecisión que presentan. ¿Cuándo nació?:¿En la época de los dinosaurios, con los vikingos o descienden de algún otro pueblo indígena? ¿Cómo se convirtió en imperio, a qué debemos su expansión, tan evidente según la cerámica precolombina? ¿Por qué desapareció?Debido a estas distintas corrientes arqueológicas e históricas, no existe homogeneidad, tampoco, en cuanto a los periodos en que se desarrolló.

Por lo tanto, y debido a la poca concreción de datos, este trabajo no puede hacer otra cosa que poner sobre la mesa todas las teorías y contrastarlas para intentar sacar algo en claro. Ya que el tema es bastante complejo debido a la poca consonancia científica, quizás alguien se pregunte qué me ha llevado a elegir este tema y no otro sobre el que hubiera obtenido información más fiable.¿Cómo llegué hasta Tiwanaku? Matilde Asensi – periodista y autora de numerosas obras que se han convertido en best-séller – escribió “El origen perdido” su último éxito. Esta novela mezcla la intriga histórica con temas informáticos y, de un modo asombroso, enlaza unos conceptos con otros y mueve la historia a su antojo para conseguir llevarnos hasta el final al que ella desea, “desvelando”, por el camino, numerosos enigmas históricos que aún tienen en vela al mundo humanístico.

La investigación que se hace en la novela, sobre Tiwanaku y su historia se mezcla perfectamente con la trama literaria. Además, Asensi se apoya en numerosas fuentes bibliográficas para hacer la novela más verosímil. Éstas han sido de vital ayuda a la hora de empezar a informarme sobre Tiwanaku ya que a partir de la lectura de este libro y de las dudas que suscitaba en mí, decidí informarme por mi cuenta. A medida que iba almacenando información, me planteé realizar este trabajo de investigación que, estaba segura, sería todo un reto.

[PdL]Por si te interesa…

He creado una nueva página (está encima de la muñequita rabiosa) que se llama “por si te interesa” y colgaré lo que me dé la gana que no quiera poner como artículo… De momento sólo he colgado una cosa (Tiwanaku) , la idea es que se vaya ampliando. Lo que cuelgue, lo anunciaré por aquí, obviamente, que hay que dároslo todo mascaíto 😉

Si quieres saber más…

(qué bien me hago la interesante.. )