[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

Despertamos justo antes de que llegara el servicio de mantenimiento del parque a cortar la hierba (que estaba bien mullidita) y organizamos el día.

Locutorio a buscar información sobre cómo llegar a una playa nudista de la que habían hablado a Carqui.

En la estación de autobuses, nos encontramos al señor no fiable, que al parecer, frecuentaba mucho la zona.. Un hombre nos preguntó qué hacíamos con ese y nos dijo “no le hagáis caso que siempre está por aquí mirando qué puede robar” (Radar dRkY rendimiento 100% fiable).

Yo estaba enferma y ya no de manera sexual. Arcadas constantes, sensación de ahogo, sofoco, vómitos, mareos, tos, .. al parecer la noche a la intemperie no me sentó demasiado bien. Cogimos un autobús dirección Motril dónde debíamos hacer transbordo a uno que iba a Torre Nueva y de allí caminar o hacer autostop hasta la playa de la Joya.

El viaje fue horrible y cuando llegamos a Motril no podía con mi vida. Me senté y decidí que iba a tener que vomitar para estar mejor, así que me fumé un cigarro industrial, que con el trancazo que tenía me provocó tos de manera prácticamente inmediata, y la tos dio paso a las arcadas, que aproveché para vomitar en el baño de la estación de autobuses… Dormir en la playa esa noche no era una opción contemplable para mí.. prefería pasar a comprar un machete y dormir en casa de Josemi Palomitas y tampoco tenía el cuerpo como para coger otro autobús hasta Torre Nueva…

Paseamos por Motril.. no me gustó. A simple vista, la gente era mucho más estirada y podía percibir un olor rancio en el aire.. un perfume fascistoide extraño.. no fue más que una sensación, supongo, hasta hace una semana ni siquiera sabía dónde estaba Motril, como para sacar conclusiones sobre las características socio-políticas de la población. Coño, qué pedante soy, me cago en dios…

Estuvimos en la playa un par de horas y a causa de mi estado de salud, decidimos volver a Granada… Además, por mal que estuviera, quería volver a ver al camarero del bar.

Antes de pasar por el Enano Rojo, decidimos ir a una tetería y me pegué dos chutes de infusión contra resfriados. Teníamos a una gente enfrente a quiénes preguntamos si les importaba que apagáramos el ventilador. Y empezamos a hablar. Nos informaron de que había una actuación de un grupo de gitanos en un local escondido en un callejón y quedamos en que seguramente iríamos. Ecuatorianos, blanquitos: Sofía, pelirroja, pelo corto, guapa y simpática. Alexandras moreno, pelo largo o con rastas, no sé, gafas, no diría que guapo, pero con encanto, simpático, pero introvertido.

Pasamos la noche a la salida del local donde supuestamente tocaba el grupo de gitanos, que según dijeron Sofia y Carqui, estaban poniéndose a tono con unas copitas. Acabamos siendo un grupo de 7 personas o así, porque fue sumándose gente. Intentamos encontrar un local abierto pero a las 4 de la mañana de un jueves, sin querer pagar entrada, estaba jodido el tema. Decidimos dormir en la estación de autobuses porque llovía y Ángel, un chico de León muy majo con furgoneta, nos acercó hasta allí y nos dijo que nos dejaría sitio en su furgoneta, pero que no cabíamos porque la cama superior estaba rota. Joder, creo que también me lo hubiera follado.

Cuando llegamos a la estación de autobuses nos abordó una mujer llorosa y nos pidió dinero para coger un taxi. “Ya estamos” – pensé. Nos explicó que su novio le había echado de casa, que había llamado a un amigo que siempre la ayudaba para que viniera a buscarla pero se había quedado sin batería y no podía contactar con él y no sabía si iba a llegar o no. Carqui la abrazó, se desahogó un rato y aparecíó su amigo con el coche. Ayudamos a cargar las cosas en el coche, hablamos con los dos, intercambiamos números y nos despedimos. Entonces el hombre se dió cuenta de que íbamos a dormir en la estación y nos dijo que fuéramos a su casa. Aceptamos. Tuvimos que parar en la “zona chunga” de Granada para que la mujer comprara su dosis de “platita” por 6 euros. Tardó mucho, así que Pepe, el hombre, me contó toda su vida. Había vivido muchos años en Barcelona, trabajando para el Ministerio de Cultura y le hacía gracia hablar conmigo. Yo no podía con mi alma (recordemos mi trancazo) y aún así, me quedé horas y horas hablando con los dos (Carqui se fue a dormir) sobre drogas, sexo y no sé cuántas cosas más. Cuando vi que molestaba, a las 8 de la mañana o así, me fui a dormir.. ¡Cama!

RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV.Granada, Jornada 3)

Salimos de casa del chico del shawarma y caminamos durante más de una hora hasta el Parque Fuente Nueva e hicimos un picnic, pues todavía nos quedaba muchísimo pan reciclado (se me olvidó comentar que el primer día nos cruzamos 3 veces con un chico que, la última vez, nos regaló una bolsa /saco de pan recién reciclado).

Josemi Palomitas nos había estado llamando tanto el día anterior como esa mañana, quizás de un modo obsesivo diría yo… Quedamos en vernos un rato porque teníamos pensado dar un paseo por el bosque de la Alhambra hasta que se hiciera de noche y poder subir al mirador de San Nicolás, en el Albaicín a ver el brutal escenario iluminado que se ponía ante el espectador. Josemi se apuntó.

Llovía y mis zapatillas estaban rotas. Estaba cansada y rara y la visita a esos sitios me alteró un poco y entre eso, que Carqui estaba cansada y se pone insoportable (o más insoportable de lo normal :P) y que Josemi Palomitas parecía que hasta tenía intención de salir con nosotras de fiesta, fue una tarde algo tensa… Finalmente conseguimos librarnos de Josemi, quien nos invitó a pasar la noche en su casa si no nos salía plan.

Estábamos cansadas pero me empeñé en salir de fiesta. Carqui quiso ir al “Enano Rojo” y me pareció bien porque pensé que si el bar se llamaba así, el dueño tenía que ser buen tipo y el bar estaría de puta madre…

No sé cómo sería el dueño, pero el camarero estaba tremendo y tenía una sonrisilla que me ponía mala.. Joder con el camarero.. No sé qué me pasó (bueno, sí, que andaba cachonda perdida) que tuve un momento lapsus que me ha dado una idea sobre cómo ligar con camareros en caso de interés. Supongo que será una técnica que utiliza la gente normal, pero yo la he descubierto ahora de pura casualidad. No es para tanto. Le pedí un tubo de cerveza pero se me fue la olla cuando le miré a los ojos y paso esto:

Yo: Me pones….(pausa no premeditada)

Él: (sonrisilla)

Yo: … un tubo..(risa contenida al darme cuenta de lo que acababa de pasar)

También había por ahí una chica pelirroja con unas tetas que madre mía, así que fue una noche bastante distraida. Además, una pareja que teníamos sentada al lado, nos cambió un porro por 5 euros (no queríamos aceptar pero insistieron) y nos pusimos a hablar y resultaron ser de Barcelona y empezaron a hablarme en catalán lo cuál, de alguna manera, me hizo ilusión.

En fin, la gente fue marchando y como no teníamos alojamiento y a mí me daba miedo ir a casa de Josemi Palomitas (me mandó un sms diciéndome “Dos pájaros en un almendro el pico se estaban dando, yo con pena los miraba, que me recordaban los vesos que tú me dabas” (sí, Vesos..xD) no teníamos prisa por marcharnos.. y el camarero seguía allí y yo estaba que me restregaba por las esquinas. Cuando quedábamos 5 personas en el bar y parecía que ya cerraba, le pedí un último chupito y empezamos a hablar.. se fueron los demás, nos quedamos nosotras con él, nos invitó a 2 rondas más de chupitos y estaba clarisísimo que había rollo. Joder con el cabrón del camarero. Me dijo que no tenía sitio para las dos en su casa, que a ver si nos veíamos otro día y se fue, dejándome chorreando y desconcertada hasta el extremo. No sé cuántos insultos proferí antes de quedarme dormida bajo un árbol en los Jardines del Triunfo, en el “Césped Ornamental – prohibido pisar, estacionarse, blabla”.

Con la borrachera que llevaba, me dormí antes de acabarme de fumar un porro y no estuvo mal, quitando los momentos en que me despertaba y me emparanoiaba con que me habían robado la mochila para descubrir que mientras dormía había rodado tres metros cual si fuera una croqueta y mi mochila seguía en su sitio.



RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)