Días mierdosos

Entrada modo mosqueo.

Y no me canso de darme una y otra vez contra el suelo, de hacerme ilusiones y crearme expectativas sobre cosas y de que siempre, siempre, se vaya a la mierda.

Ha sido un verano de mierda, aburrido, poco sociable y sin moverme de aquí porque no tengo un duro. He salido de fiesta algún día, y me lo he pasado bien, y noto que voy progresando en temas de sociabilidad pero en resumen, ha sido un verano mierdoso. Porque casi no tengo amigos, porque no tengo dinero y porque no tengo nada que hacer.

Ahora ha llegado septiembre, pero todo sigue un poco mierda.

No sé que pasa, pero nada sale bien (es decir, como yo quiero que salga).

La semana pasada pude haber disfrutado de varios días de intimidad sexual que se desperdició por motivos laborales, físicos y anímicos. Sin embargo, como tenía medioplaneado pasar el fin de semana “acampando” en la  playa pensé que una cosa compensaría la otra (de hecho, los motivos laborales, por ejemplo, eran de cara a tener el fin de semana libre). Pero el plan de acampar se fue a la mierda porque se acabó el verano y parecía que iba a llover, se anuló y al final incluso hizo calor. Esa noche salí de fiesta, estuvo bien, pero consistió en sentarse a hablar en la calle delante de la puerta de una casa con música. Creo que luego follé más o menos, pero lo dejamos para el día siguiente. Claro que no podía salir bien, y al día siguiente me bajó la regla y para acabar de joder, me empezó a doler la muela (un grano de arroz DURO se me clavó en una caries y me hizo una herida – tócate los cojones). Me he pasado 3 putos días encerrada en casa, drogada, con dolor en la boca, un día de los cuáles me lo pasé vomitando porque las pastillas para el dolor me han destrozado el estómago.

Ayer por fin salí, para una entrevista de trabajo de la que no quedé nada contenta, no creo siquiera que me tengan en cuenta para el proceso de selección, pero de aquí a DOS SEMANAS me dicen algo si es que me cojen. El señor marquesito me dijo que le apetecía quedar, y dado que llevaba varios días encerrada en casa, no sé cuántos sin follar (o con sexo pero un poco raro) y últimamente estoy un poco rara con marquesito, estaba cantando que iba a ir. Pero las cosas no salieron como yo me había imaginado y marquesito tuvo compañía toda la tarde y por la noche estaba destrozado y con sueño (y tampoco es que hubiera intimidad para hacer nada).Al menos, pensaba, mis padres me han dicho que este fin de semana se van al Pirineo y puedo montarme el campamento en casa, además igual me dejaban la x-box, así que prometía ser brutal.

Pero ni me han dejado la x-box, ni mis padres se van al Pirineo ni nada.

Encima, hoy había quedado para ir a un concierto, pero nada, y como nada, había quedado con unas amigas, pero al final nada tampoco.

Y estoy un poco cansada.

La semana que viene quería subir al pueblo de unos amigos, y seguro que no voy, tampoco iré a Dublin a ver a mi amiga, ni me haré la ruta sureña porque no tengo trabajo ni dinero y porque cuando consigo dinero, me lo gasto en porros para poder dormir aunque sea un poco.

Tengo problemas de sueño cada vez más bestias, duermo como mucho 4 horas cada día, y me noto cansada, pero no me puedo dormir.

Mi madre cada día está peor, y yo me siento culpable, inútil y estúpida y no le queda mucho tiempo al parecer. Pero verla de un lado a otro de la casa, caminando encorvada, pasito tras pasito, oir sus quejidos y lloros de dolor, etc, etc, etc, me pone triste… y si todas las cosas que me hacen un poco de ilusión se me van a la mierda, no hay manera de animarse.

Al menos estoy contenta porque, al parecer, voy a ir a un espectáculo que promete ser tremendísimo y que sí, me hace mucha ilusión: La obra de teatro de Tim Robbins “Orwel 1984”, pero de aquí a octubre, hay mucho tiempo para que esta ilusión acabe dónde han acabado el resto.

SEMIRELATED POST: ¡Mala Suerte!