[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

Despertamos justo antes de que llegara el servicio de mantenimiento del parque a cortar la hierba (que estaba bien mullidita) y organizamos el día.

Locutorio a buscar información sobre cómo llegar a una playa nudista de la que habían hablado a Carqui.

En la estación de autobuses, nos encontramos al señor no fiable, que al parecer, frecuentaba mucho la zona.. Un hombre nos preguntó qué hacíamos con ese y nos dijo “no le hagáis caso que siempre está por aquí mirando qué puede robar” (Radar dRkY rendimiento 100% fiable).

Yo estaba enferma y ya no de manera sexual. Arcadas constantes, sensación de ahogo, sofoco, vómitos, mareos, tos, .. al parecer la noche a la intemperie no me sentó demasiado bien. Cogimos un autobús dirección Motril dónde debíamos hacer transbordo a uno que iba a Torre Nueva y de allí caminar o hacer autostop hasta la playa de la Joya.

El viaje fue horrible y cuando llegamos a Motril no podía con mi vida. Me senté y decidí que iba a tener que vomitar para estar mejor, así que me fumé un cigarro industrial, que con el trancazo que tenía me provocó tos de manera prácticamente inmediata, y la tos dio paso a las arcadas, que aproveché para vomitar en el baño de la estación de autobuses… Dormir en la playa esa noche no era una opción contemplable para mí.. prefería pasar a comprar un machete y dormir en casa de Josemi Palomitas y tampoco tenía el cuerpo como para coger otro autobús hasta Torre Nueva…

Paseamos por Motril.. no me gustó. A simple vista, la gente era mucho más estirada y podía percibir un olor rancio en el aire.. un perfume fascistoide extraño.. no fue más que una sensación, supongo, hasta hace una semana ni siquiera sabía dónde estaba Motril, como para sacar conclusiones sobre las características socio-políticas de la población. Coño, qué pedante soy, me cago en dios…

Estuvimos en la playa un par de horas y a causa de mi estado de salud, decidimos volver a Granada… Además, por mal que estuviera, quería volver a ver al camarero del bar.

Antes de pasar por el Enano Rojo, decidimos ir a una tetería y me pegué dos chutes de infusión contra resfriados. Teníamos a una gente enfrente a quiénes preguntamos si les importaba que apagáramos el ventilador. Y empezamos a hablar. Nos informaron de que había una actuación de un grupo de gitanos en un local escondido en un callejón y quedamos en que seguramente iríamos. Ecuatorianos, blanquitos: Sofía, pelirroja, pelo corto, guapa y simpática. Alexandras moreno, pelo largo o con rastas, no sé, gafas, no diría que guapo, pero con encanto, simpático, pero introvertido.

Pasamos la noche a la salida del local donde supuestamente tocaba el grupo de gitanos, que según dijeron Sofia y Carqui, estaban poniéndose a tono con unas copitas. Acabamos siendo un grupo de 7 personas o así, porque fue sumándose gente. Intentamos encontrar un local abierto pero a las 4 de la mañana de un jueves, sin querer pagar entrada, estaba jodido el tema. Decidimos dormir en la estación de autobuses porque llovía y Ángel, un chico de León muy majo con furgoneta, nos acercó hasta allí y nos dijo que nos dejaría sitio en su furgoneta, pero que no cabíamos porque la cama superior estaba rota. Joder, creo que también me lo hubiera follado.

Cuando llegamos a la estación de autobuses nos abordó una mujer llorosa y nos pidió dinero para coger un taxi. “Ya estamos” – pensé. Nos explicó que su novio le había echado de casa, que había llamado a un amigo que siempre la ayudaba para que viniera a buscarla pero se había quedado sin batería y no podía contactar con él y no sabía si iba a llegar o no. Carqui la abrazó, se desahogó un rato y aparecíó su amigo con el coche. Ayudamos a cargar las cosas en el coche, hablamos con los dos, intercambiamos números y nos despedimos. Entonces el hombre se dió cuenta de que íbamos a dormir en la estación y nos dijo que fuéramos a su casa. Aceptamos. Tuvimos que parar en la “zona chunga” de Granada para que la mujer comprara su dosis de “platita” por 6 euros. Tardó mucho, así que Pepe, el hombre, me contó toda su vida. Había vivido muchos años en Barcelona, trabajando para el Ministerio de Cultura y le hacía gracia hablar conmigo. Yo no podía con mi alma (recordemos mi trancazo) y aún así, me quedé horas y horas hablando con los dos (Carqui se fue a dormir) sobre drogas, sexo y no sé cuántas cosas más. Cuando vi que molestaba, a las 8 de la mañana o así, me fui a dormir.. ¡Cama!

RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)

Anuncios

[Especial] Vacaciones improvisadas (III.Granada, Jornada 2)

Los que nos habían dejado alojamiento marchaban a Jaén, así que pronto salimos de allí y Carqui se empeñó en pasar por el CSO 15 gatos para pedir alojamiento (o lugar de almacenamiento de mochilas). Un chico muy majo nos hizo ruta turística por las instalaciones y nos explicó la historia, y aunque no conseguimos lo que buscábamos, fue agradable estar allí.

Como hacía muchísimo calor y yo estaba muerta de hambre, fuimos a comer al primer Shawarma que encontramos. Estaba vacío y el camarero aburrido así que empezó a darnos conversación. Estuvimos allí hablando mucho rato, nos dio su número de teléfono y nos dijo que consultaría a su compañero de piso y nos diría si podíamos quedarnos a dormir en su casa. No nos dejó pagar la comida.

Esa tarde quedé con una chica que vive a 20 minutos de mi casa, una de mis mejores amigas del instituto, a la que hacía igual 4 o 5 años que no veía a pesar de la cercanía. Antes de salir de viaje, vi en su Facebook que coincidíamos en fechas en Granada y le dejé un mensaje explicándole lo gracioso que sería no habernos visto durante tanto tiempo y quedar para tomar algo en Granada. Fue bonito. Nos pusimos al día de nuestras vidas mientras tomábamos un té y fumábamos una cachimba y fue mucho mejor de lo que esperaba. No consigo recordar por qué dejamos de hablarnos…

Mientras, Carqui daba vueltas por la zona de la Catedral, donde nos vimos después de mi encuentro social.

Un hombre tocaba la guitarra y Carqui se puso a bailar en medio de las escaleras, a su rollo, y el hecho de que el guitarrista recogiera sus bártulos y se largara, no evitó que el show continuara. Saqué mi móvil y con mi mierda de altavocico, y mi voz de camionero asmático hice que la música no parara y Carqui pudiera seguir con el espectáculo que, no sé desde qué punto, estaba siendo grabado por un grupo de japoneses que debieron pensar que eso era típico de allí. No dejaron ni propina…

Salimos de fiesta, me emborraché y fuimos a encontrarnos con el tipo del Shawarma que nos llevó a su casa en taxi y nos presentó a su compañero de piso, un africano de familia “bien”, bastante agradable. El chico marroquí empezó a tontear conmigo, pero era tarde, cuando llego a cierto punto de borrachera/fumada, me dan muchísima pereza esas cosas y no soy demasiado receptiva, por cachonda que esté. Así que me cambié de sitio y al final el marroquí le metió mano a Carqui, se fueron al cuarto y me dejaron sola con el africano. Era un chaval majo, pero no me ponía cachonda, seguimos hablando y, como era de esperar, acabó por meterme mano. Pensé que bueno, que no perdía nada y que nunca me había follado a un “negro” (más bien marroncico) y al menos tenía polla grande garantizada.

Qué tío más torpe. Amigos, yo creía que sí, pero no. El tamaño no importa. Ayuda, pero no importa. Este tipo tenía una buena polla y sin embargo… dios, qué mal. Después de media hora comiéndole la polla, me aburrí, me hice la dormida y pasé de él. Durante la noche, fue metiéndome mano, pero yo le apartaba: estaba cansada, hacía mucho calor y la cama era pequeña. Debió agobiarse y a la mañana siguiente, cuando el marroquí se fue, se acercó a la habitación donde dormía Carqui y, más o menos, se dió la siguiente conversación:

Él: “- Te gustan las locuras?”

Ella: “ – Por qué?”

Él: “- Porque a mí sí. Me gustas”

Ella: “Bueno, pero no voy a estar muy participativa, estoy cansada y quiero dormir.

Mi amiga tampoco tuvo suerte con el negro. Al poner las experiencias en común, nos dimos cuenta de que el tío era un inútil, no era cosa nuestra. Por cierto.. qué raro eso de que no haya prepucio..me perdía no sabía muy bien cómo manejarla (xD).

RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)