Algo está pasando…

El miércoles, después de una reunión con amigos de la que salí algo “alterada”, volvía a casa en metro, cuando subieron al vagón una pareja de chicas que se reían mucho. Se me antojó imaginarme que eran lesbianas, para hacer el viaje, al menos en mi cabeza, más interesante. Sin embargo, algo sucedió mientras observaba a las chicas (que parecían llevar encima un cóctel psicotrópico más fuerte que el mío). Miraban a un chico con pinta de modernillo-estirao y se sonreían. Me fijé en el chico. Estaba completando un Cubo de Rubik.

Le daba vueltas y vueltas y ¡zas! una cara entera, ¡zas! dos. Me pareció curioso que el tipo se pusiera a hacer el Cubo de Rubik ahí en el metro, y además, ya empezaba a llamar la atención de más gente en el vagón. Aparqué mis pensamientos lascivos a un lado, y observé al chico. Seguía a lo suyo, quizás ignorando que estaba siendo el centro de atención del vagón, o quizás orgulloso de haber conseguido convertirse en eso mismo.

En algún momento, decidió que había llegado el momento de reponer fuerzas… ains.. ¡el reposo del guerrero! Así que sujetó el Cubo entre sus rodillas, abrió su mochila, y sacó una fiambrera. La abrió cuidadosamente, sin prisa, y sacó una galletita que desapareció después de 2 mordiscos. Con la misma parsimonia que antes, cerró la tapa de la fiambrera y las sustituyó por el Cubo entre las rodillas. Y así, con las fuerzas recuperadas y con las piernas en posición graciosa para que la fiambrera no se cayera, continuó con el cubito. En el estado en que estaba yo, todo aquello me parecía muy gracioso y estaba conteniendo la risa a duras penas, mientras miraba a las chicas, que se decían cosas con la mirada. En cierto punto del proceso, nuestro modernillo se agobió y en un gesto de impotencia o decepción, miró al cubo y movió la cabeza hacia los lados, negando, como si perdiera la esperanza, la fé, los ánimos y el tiempo en una gesta que no podría consumarse.  A mí me pareció divertido imitarle y mirarle a él con esa misma expresión de decepción mientras decía con la cabeza “nonono”. Pero ¡no se rindió! Siguió dándole vueltas con pasmosa calma y, 20 segundos antes de que el metro llegara a la estación en la que ambos bajábamos, el cabrón lo acabó, hizo un juego de manos con el Cubo de Rubik. lo guardó en la mochila, y se bajó del vagón. Esto fue en la línea 5 del metro de Barcelona.

Me pareció divertido y pensé en escribir un post, pero decidí dejarlo para más tarde. Cuando lo decidí no tenía ni puñetera idea de que al coger el metro esta tarde, la línea 9 o 10, no lo sé muy bien, me he ido a sentar, justamente, delante de un chico, diferente al otro, más joven, dándole vueltecicas al dichoso Cubo de Rubik, aunque este sólo ha conseguido hacer 2 caras antes de llegar a la estación.

¿Qué narices está pasando?

¿Casualidad?

¿Se ha puesto de moda entre la gente cool?

¿Es una campaña de marketing encubierta para reflotar las ventas de Cubos de Rubik?

¿Es una especie de secta o hermandad o grupo de frikis, que hacen esto para llamar la atención de la gente?

Si es eso, ¿con qué objetivo? ¿captarles, saber si son lo suficientemente inteligentes para resolverlo y entonces sorberles el cerebro y conservarlos para implantárselos a los androides que sus sociedades secretas, en conjunto, están preparando para enfrentarse a la humanidad y demostrar que tenían razón con todo eso del Apocalipsis?

¿Se me está yendo cada vez más la cabeza y estoy empezando a soltar estupideces?

La respuesta a todas las preguntas…¡Quién sabe! Quizás nunca lo sabremos, o quizás sí. Lo único que sabemos es que: algo está pasando con los Cubos de Rubik.

Buenas noches días.

Homenaje a Pepita

Pepita, Pepi, Condesa o Sra. Josefa cuando estaba rabiosa. Da igual cómo la llamaras, esa bicha no te hacía ni caso. Arrogante, altiva, orgullosa, rencorosa y amargada… pero a mí me gustaba, la quise y llegué a ganarme su cariño después de unos cuántos meses cuidándola – sobre todo a raíz de la muerte de Elius – Gordo (su amiguito) en aquella casa triste y oscura.

Siempre de un lado para otro, al final, consiguió estabilizarse en Santa Coloma, dónde ha convivido (a buenas, o  a malas, depende del momento en que la pillaras) con un montón de gente y animales (con los animales solía ser a malas) y ha sido tratada de una manera u otra dependiendo de sus compañeros de piso-cuidadores.

Hoy ha sido el último día de vida de esta gatita presumida. Tenía cáncer, anemia, y pus en los ojos y la han sacrificado.  Por lo menos se la veía más espabilada que cuando yo cuidaba de ella, la calle le hizo tanto bien como mal. Era previsible que pasara, sus últimos cuidadores la relegaron al patio, dónde se relacionaba con una colonia de gatos enfermos y hambrientos de los que me estuve encargando una temporada cuando vivía allí.

Tenía el proyecto de llevármela de allí (suponía que la “dueña” no iba a poner impedimentos) cuando me fuera de casa.

Tarde.

En fin, al menos ahora no tendrá que aguantar este frío invernal en la calle y habrá dejado de sufrir, pobrecica, a saber cuánto llevaba con cáncer…

miau.

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)

Y ya está. Ese ha sido mi viaje… Sé que es demasiado largo pero cada día pasaban varias cosas remarcables y algunas de ellas tenían continuidad así que no he encontrado otra manera de explicarlo que así.. aún así, faltan cosas, falta gente.

Para mi ha sido impresionante. Intensisísimo. Toda la gente que he conocido y con la que me he llevado bien, todas las sonrisillas medio lascivas por la calle y en los bares, la espontaneidad de todo, la hospitalidad de la mayoría de personas, las conversaciones que hemos tenido sobre miles de cosas con diferentes personas, lo que he aprendido de ellas pese a (o quizás debido a) sus paranoias, no sé… he aprendido bastante en este viaje. He superado el trauma de viaje frustrado con un viaje tremendo (que no pintaba muy bien al principio) y creo que he completado esta fase de “digievolución”. Espero que esta ciudad, de la que ansío huir, no me haga “digiinvolucionar”, porque ayer salí de fiesta y noté muchísimo el cambio, pero voy a resistirme a dejarme llevar por la ranciedad barcelonesa. Y espero no tardar mucho en volver a esa ciudad tan impresionante.

Aunque no lo van a leer, aquí van algunas menciones:

  1. El taxista que me llevó gratis desde el aeropuerto hasta el tren. Olé. No suelo coger taxis, así que dudo que volvamos a vernos.
  2. Mi amigo el adelanta dinero, sin él, probablemente habría desistido y me habría quedado en Barcelona
  3. Josemi Palomitas. Gran hombre, inteligente, pero un poco loco. Aunque al final me daba miedo, lo cierto es que se preocupó muchísimo de nosotras y nos llamaba varias veces al día para ver cómo nos iba y ofrecernos ayuda. Supongo que debía estar muy aburrido (por lo que contaba…) y fuimos su entretenimiento durante unos días. Pero chapeau!
  4. La familia que nos llevó en coche hasta la casa la primera noche.
  5. El chico del CSO.
  6. La chica de Barcelona, antigua amiga del colegio, con la que pasé una hora o dos muy agradables y sus padres, que me regalaron un mapa para guiris con descuentos en sitios y cupones de internet gratis.
  7. Mustafa-Shawarma: Evidentemente, aquella noche en casa de Mustafá fue un claro intercambio de sexo a cambio de alojamiento (intercambio no pactado pero evidente). Mi amiga se ofendió porque luego no volviéramos a saber de ellos y ni nos llamaran ni nada, pero me pareció lo más normal del mundo. En cuanto a Donald, el africano pijo.. bah, ya he dicho suficiente.
  8. El malagueño biciclista que me sonrío al pasar por la calle Elvira y al que me encontré luego y hablamos y me dejó en una nube de pavonería extraña.
  9. Las chicas que nos cruzamos que acababan de adoptar a “Madre” (perra embarazada)
  10. El camarero del Enano Rojo: calientacoños, cabrón! Si es que no me puedo enfadar… era tan mono…
  11. Sofía y Alexandras: Estupendos, me encantaron. Me quedé con las ganas de probar los labios de Sofía (y quizás también de Alexandras (quien por cierto, no participaba de nuestros juegos durante aquella noche), pero el simple hecho de haberles conocido ya mereció la pena. Esperemos vernos en Barcelona cuando vengan.
  12. Ángel el de la furgoneta, no volvimos a verle, le llamamos la noche orgiástica pero estaba en Sevilla.
  13. Maika, la chica de la estación de autobuses. Me da penita. Enganchadísima a eso que la está destrozando por dentro, que la ha dejado esquelética y algo demacrada pero no lo bastante como para tapar que hace no mucho, era una tía atractiva con una vida montada que se le ha ido a tomar por culo.
  14. Pepe, el señor del Ministerio de Cultura: agradable, majo, interesante, algo machista y autocompasivo, pero buen hombre, hospitalario y sincero.
  15. Cuca, la gata de Pepe.
  16. Piero, el italiano: No especialmente guapo, pero atractivo y muy simpático. Tenía pinta de follar como un cabrón y se movía bien en los preliminares discotequeros (por fin uno que no es torpe!) y parecía tener una buena polla debajo de los pantalones. Lástima no haberla catado.
  17. La chica del nombre bonito: Mmmm.. xD Majísima, guapa, besa bien, toca bien, tetas mulliditas..
  18. El resto del grupo orgiástico: Si es que les hubiera hecho algo a todos y cada uno de ellos.. espero sinceramente que me llamen cuando vengan a Barcelona y que aquello no fuera únicamente producto de la noche granaina
  19. Toni, el “neng” del coche. Me quito el sombrero y los prejuicios hacia “este tipo de gente”.

Seguro que siguen faltando, pero no doy para más.

Pues eso. Pedazo de vacaciones.

RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)


[Especial] Vacaciones improvisadas (VI.Granada, ÚLTIMO DÍA)

Pasamos toda la tarde en casa de Pepe, hicimos de comer, echamos la sobremesa e intenté arreglarle un ordenador.

Por la noche, yo quería, nuevamente, salir de fiesta porque estaba algo mejor de mi resfriado y era mi última noche en Granada. Pero Carqui, quién se iba antes que yo (2AM) se empeñó en ir a la Catedral a ver si había guitarrista. No fue así y decidimos fumar un cigarro y tirar para la zona de Elvira pero un chico italiano con pinta de jipi, rastas, majete, nos pidió fuego y se nos acopló. Nos lo llevamos de fiesta.. yo quería pasar por el Enano Rojo (el día anterior al final no lo hicimos) y allí les llevé, pero mi camarero no estaba.. Estuvimos allí hasta la hora en que Carqui tenía que coger el taxi hacia la estación de autobuses y la acompañamos a cogerlo y el italiano siguió de fiesta conmigo. De camino a los locales, nos cruzamos con Sofía y Alexandras, quiénes habían conocido a otra gente y se iban de fiesta a un local y tenían entradas gratis y nos invitaban. Fuimos con ellxs, conocí a la gente nueva, unas chicas de Barcelona, una de Valladolid y creo que un par de vascos. Llevaban un mes dando vueltas con la furgoneta, habían estado en Portugal y la semana que viene venían a Barcelona. Me cayeron bien. Así que fuimos a una discoteca donde, primero un yanki floridiense y luego un sevillano intentaron ligar conmigo. En un momento, vi que dos de las chicas se estaban enrollando y que Sofía se liaba con uno de los que supongo vascos. Yo me puse a hacer el imbécil (bailar) con quién quedara suelto por ahí del grupo y no sé muy bien cómo, el italiano me metió boca y yo, que estaba más salida que yo que sé qué, me desaté. Por poco no follamos en medio de la pista. Pero cuando paramos a comprar un par de cervezas, me dí cuenta de que algo había cambiado allí. No sé cuándo fue exactamente que pensé: pero ésta no se estaba liando con ésa? Y ahora está con éste? Ah, es que ésa está con aquélla ahora.. joder, qué bonito… y no pude resistirme. Me acerqué y pregunté si podía participar y tras un minuto de conversación-presentaciones con una de las chicas de Barcelona, estábamos magreándonos y restregando nuestras lenguas.

Joder!😀 y a partir de ese momento no sé muy bien lo que pasó.. recuerdo un rato que estaba liándome con esta chica (que tenía un nombre precioso pero no voy a poner porque creo que no es exactamente como yo lo recuerdo) mientras el italiano me chupaba, mordía y besaba cuello, hombros y espalda.. ufff.. no sé tengo flashes de cosas a partir de ahí, pero no recuerdo todo. Salimos del local y parecía que iba a montarse algo interesante cuando me llama el chico que me traía a Barcelona en coche para decirme que ya está llegando. Me parte el alma. Estaba claro que iba a haber una orgía o algo así y en principio estaba invitada y tenía que volver a Barcelona. Encima, casi le arranco los huevos a un subnormal que vino a hablarme y con el que hubo buen rollo hasta que empezó a sobarme y a hacer caso omiso a mis “déjame”.. así que le pegué una patada, el tío se enfadó y empezó a liarla.. la gente me apartó, pero el tío venía a buscarme todo el rato para seguir rabiándome. Se marchaba, volvía.. al final nos fuimos nosotros.. y el chico del coche vino a buscarme.

Mientras le esperaba, con el calentón que llevaba encima, sabiendo que tenía más o menos mi edad y que por teléfono me había parecido un chico majo, me recreé con la idea de que en un viaje de 8-9 horas da tiempo para muchas cosas y que como mínimo, le comía la polla. Mi sorpresa fue cuando me subí al coche y me encontré a un chavalito con las cejas depiladas, tupecillo oxigenado, gorra y pendiente más “neng” imposible. Se me pasaron las ganas… Sin embargo era un tipo muy majo, atento y gracioso y el viaje fue bastante ameno. Me dejó en la misma puerta de mi destino y quedamos en que me llamaría para salir de rave algún día.

RELATED POSTS:

[ [Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

Despertamos justo antes de que llegara el servicio de mantenimiento del parque a cortar la hierba (que estaba bien mullidita) y organizamos el día.

Locutorio a buscar información sobre cómo llegar a una playa nudista de la que habían hablado a Carqui.

En la estación de autobuses, nos encontramos al señor no fiable, que al parecer, frecuentaba mucho la zona.. Un hombre nos preguntó qué hacíamos con ese y nos dijo “no le hagáis caso que siempre está por aquí mirando qué puede robar” (Radar dRkY rendimiento 100% fiable).

Yo estaba enferma y ya no de manera sexual. Arcadas constantes, sensación de ahogo, sofoco, vómitos, mareos, tos, .. al parecer la noche a la intemperie no me sentó demasiado bien. Cogimos un autobús dirección Motril dónde debíamos hacer transbordo a uno que iba a Torre Nueva y de allí caminar o hacer autostop hasta la playa de la Joya.

El viaje fue horrible y cuando llegamos a Motril no podía con mi vida. Me senté y decidí que iba a tener que vomitar para estar mejor, así que me fumé un cigarro industrial, que con el trancazo que tenía me provocó tos de manera prácticamente inmediata, y la tos dio paso a las arcadas, que aproveché para vomitar en el baño de la estación de autobuses… Dormir en la playa esa noche no era una opción contemplable para mí.. prefería pasar a comprar un machete y dormir en casa de Josemi Palomitas y tampoco tenía el cuerpo como para coger otro autobús hasta Torre Nueva…

Paseamos por Motril.. no me gustó. A simple vista, la gente era mucho más estirada y podía percibir un olor rancio en el aire.. un perfume fascistoide extraño.. no fue más que una sensación, supongo, hasta hace una semana ni siquiera sabía dónde estaba Motril, como para sacar conclusiones sobre las características socio-políticas de la población. Coño, qué pedante soy, me cago en dios…

Estuvimos en la playa un par de horas y a causa de mi estado de salud, decidimos volver a Granada… Además, por mal que estuviera, quería volver a ver al camarero del bar.

Antes de pasar por el Enano Rojo, decidimos ir a una tetería y me pegué dos chutes de infusión contra resfriados. Teníamos a una gente enfrente a quiénes preguntamos si les importaba que apagáramos el ventilador. Y empezamos a hablar. Nos informaron de que había una actuación de un grupo de gitanos en un local escondido en un callejón y quedamos en que seguramente iríamos. Ecuatorianos, blanquitos: Sofía, pelirroja, pelo corto, guapa y simpática. Alexandras moreno, pelo largo o con rastas, no sé, gafas, no diría que guapo, pero con encanto, simpático, pero introvertido.

Pasamos la noche a la salida del local donde supuestamente tocaba el grupo de gitanos, que según dijeron Sofia y Carqui, estaban poniéndose a tono con unas copitas. Acabamos siendo un grupo de 7 personas o así, porque fue sumándose gente. Intentamos encontrar un local abierto pero a las 4 de la mañana de un jueves, sin querer pagar entrada, estaba jodido el tema. Decidimos dormir en la estación de autobuses porque llovía y Ángel, un chico de León muy majo con furgoneta, nos acercó hasta allí y nos dijo que nos dejaría sitio en su furgoneta, pero que no cabíamos porque la cama superior estaba rota. Joder, creo que también me lo hubiera follado.

Cuando llegamos a la estación de autobuses nos abordó una mujer llorosa y nos pidió dinero para coger un taxi. “Ya estamos” – pensé. Nos explicó que su novio le había echado de casa, que había llamado a un amigo que siempre la ayudaba para que viniera a buscarla pero se había quedado sin batería y no podía contactar con él y no sabía si iba a llegar o no. Carqui la abrazó, se desahogó un rato y aparecíó su amigo con el coche. Ayudamos a cargar las cosas en el coche, hablamos con los dos, intercambiamos números y nos despedimos. Entonces el hombre se dió cuenta de que íbamos a dormir en la estación y nos dijo que fuéramos a su casa. Aceptamos. Tuvimos que parar en la “zona chunga” de Granada para que la mujer comprara su dosis de “platita” por 6 euros. Tardó mucho, así que Pepe, el hombre, me contó toda su vida. Había vivido muchos años en Barcelona, trabajando para el Ministerio de Cultura y le hacía gracia hablar conmigo. Yo no podía con mi alma (recordemos mi trancazo) y aún así, me quedé horas y horas hablando con los dos (Carqui se fue a dormir) sobre drogas, sexo y no sé cuántas cosas más. Cuando vi que molestaba, a las 8 de la mañana o así, me fui a dormir.. ¡Cama!

RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV. Granada, Jornada 3)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)

[Especial] Vacaciones improvisadas (IV.Granada, Jornada 3)

Salimos de casa del chico del shawarma y caminamos durante más de una hora hasta el Parque Fuente Nueva e hicimos un picnic, pues todavía nos quedaba muchísimo pan reciclado (se me olvidó comentar que el primer día nos cruzamos 3 veces con un chico que, la última vez, nos regaló una bolsa /saco de pan recién reciclado).

Josemi Palomitas nos había estado llamando tanto el día anterior como esa mañana, quizás de un modo obsesivo diría yo… Quedamos en vernos un rato porque teníamos pensado dar un paseo por el bosque de la Alhambra hasta que se hiciera de noche y poder subir al mirador de San Nicolás, en el Albaicín a ver el brutal escenario iluminado que se ponía ante el espectador. Josemi se apuntó.

Llovía y mis zapatillas estaban rotas. Estaba cansada y rara y la visita a esos sitios me alteró un poco y entre eso, que Carqui estaba cansada y se pone insoportable (o más insoportable de lo normal :P) y que Josemi Palomitas parecía que hasta tenía intención de salir con nosotras de fiesta, fue una tarde algo tensa… Finalmente conseguimos librarnos de Josemi, quien nos invitó a pasar la noche en su casa si no nos salía plan.

Estábamos cansadas pero me empeñé en salir de fiesta. Carqui quiso ir al “Enano Rojo” y me pareció bien porque pensé que si el bar se llamaba así, el dueño tenía que ser buen tipo y el bar estaría de puta madre…

No sé cómo sería el dueño, pero el camarero estaba tremendo y tenía una sonrisilla que me ponía mala.. Joder con el camarero.. No sé qué me pasó (bueno, sí, que andaba cachonda perdida) que tuve un momento lapsus que me ha dado una idea sobre cómo ligar con camareros en caso de interés. Supongo que será una técnica que utiliza la gente normal, pero yo la he descubierto ahora de pura casualidad. No es para tanto. Le pedí un tubo de cerveza pero se me fue la olla cuando le miré a los ojos y paso esto:

Yo: Me pones….(pausa no premeditada)

Él: (sonrisilla)

Yo: … un tubo..(risa contenida al darme cuenta de lo que acababa de pasar)

También había por ahí una chica pelirroja con unas tetas que madre mía, así que fue una noche bastante distraida. Además, una pareja que teníamos sentada al lado, nos cambió un porro por 5 euros (no queríamos aceptar pero insistieron) y nos pusimos a hablar y resultaron ser de Barcelona y empezaron a hablarme en catalán lo cuál, de alguna manera, me hizo ilusión.

En fin, la gente fue marchando y como no teníamos alojamiento y a mí me daba miedo ir a casa de Josemi Palomitas (me mandó un sms diciéndome “Dos pájaros en un almendro el pico se estaban dando, yo con pena los miraba, que me recordaban los vesos que tú me dabas” (sí, Vesos..xD) no teníamos prisa por marcharnos.. y el camarero seguía allí y yo estaba que me restregaba por las esquinas. Cuando quedábamos 5 personas en el bar y parecía que ya cerraba, le pedí un último chupito y empezamos a hablar.. se fueron los demás, nos quedamos nosotras con él, nos invitó a 2 rondas más de chupitos y estaba clarisísimo que había rollo. Joder con el cabrón del camarero. Me dijo que no tenía sitio para las dos en su casa, que a ver si nos veíamos otro día y se fue, dejándome chorreando y desconcertada hasta el extremo. No sé cuántos insultos proferí antes de quedarme dormida bajo un árbol en los Jardines del Triunfo, en el “Césped Ornamental – prohibido pisar, estacionarse, blabla”.

Con la borrachera que llevaba, me dormí antes de acabarme de fumar un porro y no estuvo mal, quitando los momentos en que me despertaba y me emparanoiaba con que me habían robado la mochila para descubrir que mientras dormía había rodado tres metros cual si fuera una croqueta y mi mochila seguía en su sitio.



RELATED POSTS:

[Especial] Vacaciones improvisadas (I.Previaje)

[Especial] Vacaciones improvisadas (II. Granada, Jornada 1)

[Especial] Vacaciones improvisadas (III. Granada, Jornada 2)

[Especial] Vacaciones improvisadas (V.Granada/Motril/Granada, Jornada 4)

[Especial] Vacaciones improvisadas (VI. Granada, ÚLTIMO DÍA)

[Especial] Vacaciones improvisadas (Reflexiones)